Compartimos una nueva obra dentro de la sección “Terapeuta Familiar creativo“.

Tema del Congreso: Violencia filio-parental

Autor: José María Rodríguez de Castro. Miembro de la Asociación Canaria de Terapia Familiar.


En clave de humor, a la manera de los poemas satíricos, una breve reflexión sobre uno de los conceptos más famosos y vilipendiados a su vez de la cosmovisión terapéutica freudiana.
Por incasificable, pero también como otro guño a la posible lectora o lector, lo enmarco, no sin negra sorna y sentido canallesco, pero con máximo respeto, en violencia filioparental.

Carta de Edipo a su madre, Yocasta

No atiendas a esas voces.
¡Nunca dudes de tu Edipo!
Que mi amor por ti, ¡oh madre!
colmarlo no podrás del mismo tipo.

No alimentes a esos tarambanas
-un analista de psiques,
un tal de la Barca, reo,
ambos Segismundos, creo –
no escuches de sus badajos repiques
que arguyen con sazones planas.

Ni toda la vida es sueño
¡qué desidias, ojalá!
Ni todo sacia el deseo
¡qué orgullosos, más jamás!

Quien a un niño así mesura
no porta nobles teoremas en los sesos,
que entre oreja y oreja
más bien, lo que esos rumian, son sudores,
impotencias inclementes de perversos.

No escuches madre tan ofidias opiniones
de esos lacayos del rijo,
verborreicos gestores de lo psíquico,
aquellos que, sin resolver trascendentes acertijos,
plasman añagazas y no pierden ocasiones
en airear
el complejo de tu hijo.